¿Por qué tu Esmalte Semipermanente se Desprende?

A todas nos encanta usar esmaltes semipermanentes para que nuestras manos siempre luzcan bellas, pero lo cierto es que muchas veces nos encontramos con el problema de que el esmalte se nos desprende. ¿Por qué ocurre esto? Te contamos las principales razones para que nunca más te preocupes porque tu esmaltado se desprenda.

  • Utilizar una base de mala calidad: Muchas veces pensamos que una base es un producto opcional, pero en realidad es un paso clave. Elegir una buena base para tu esmaltado semipermanente es fundamental para mantenerlo en perfectas condiciones. Elige aquellas que sean específicas para esmaltes semipermanentes, así evitarás que el color se desprenda anticipadamente.
  • Utilizar una lámpara de UV de mala calidad: Si la lámpara de UV que utilizas para curar tu esmaltado no es de muy buena calidad, puede que no se cure correctamente y que el color se desprenda. Si sientes que tu esmalte no se mantiene, puedes probar con una lámpara nueva para ver si el problema se resuelve.
  • No esperar el tiempo necesario para la curación: El esmalte semipermanente necesita un tiempo de curación específico para que se fije correctamente. Si no esperas el tiempo necesario, puede que al final el color se desprenda.
  • Una mala aplicación: Si el esmalte se aplica mal, es muy probable que se desprenda con el tiempo. Para evitar esto, recuerda utilizar una laca correctora antes de comenzar la aplicación y al finalizar, dar un paso de laca de acabado para sellar el esmaltado.

En síntesis, puedes evitar que tu esmaltado semipermanente se desprenda eligiendo siempre productos de buena calidad, respetando el tiempo de curación y aplicando el esmalte de manera correcta. Así seguramente tu manicura se mantendrá perfecta durante más tiempo.

1. ¿Cómo evitar que tu esmalte semipermanente se desprenda?

Cuando estamos usando esmalte semipermanente queremos que nos dure el mayor tiempo posible, ¡y eso es totalmente posible! Aquí te explicamos algunos consejos para que puedas evitar que tu esmalte semipermanente se desprenda antes de tiempo.

En primer lugar, debes prestar atención a la preparación de tus uñas antes de aplicar el esmalte. Limpia bien tus uñas, eliminando la grasa y los residuos para que el esmalte se adhiera perfectamente. Además, recomendamos usar una lima para moldear la forma de tu uña y, así, evitar que el esmalte se desprenda con facilidad.

Una vez que hayas limpiado y moldeado tus uñas, es el momento de aplicar el esmalte. Para ello, debes tener cuidado de que el esmalte se aplique uniformemente en toda la uña, que no se salga de los bordes y que no queden zonas vacías. Es importante que no pases más de dos capas de esmalte para evitar que se desprenda con facilidad.

Algunos esmaltes semipermanentes contienen una base y un top coat. Estas capas te ayudarán a que el esmalte se adhiera mejor y dure más tiempo. Si no tienes estas capas, puedes optar por un producto específico para darle una mayor duración al esmalte.

Además, no puedes olvidar que para evitar que el esmalte se despegue debes cuidar tus uñas. Es decir, que no las sometas a productos químicos, los cuales pueden afectar el adhesivo del esmalte. De igual forma, es importante que no uses guantes para lavar los platos ni para hacer actividades con agua, ya que esto también puede afectar la duración del esmalte.

Te puede interesar  Consejos para comprar productos de estética profesional

2. ¿Cómo saber si la calidad del esmalte es la correcta?

A la hora de comprar un esmalte semipermanente, seguramente te preguntas si estás adquiriendo un producto de buena calidad. Y es que la calidad del esmalte es un factor clave para evitar que se desprenda antes de tiempo.

Cuando compres un esmalte semipermanente, fíjate en su textura y en su olor. Un esmalte de buena calidad debe tener una consistencia suave y uniforme y no debe tener un olor desagradable.

También es importante que el esmalte sea resistente a la luz y a los rayos UV. Esto quiere decir que el esmalte no se desvanece con el sol ni con la luz artificial. Una buena forma de comprobarlo es colocar una pequeña cantidad de esmalte en un plato y exponerlo a la luz durante un rato. Si al cabo de un tiempo, el esmalte se ha desvanecido, significa que no es de buena calidad.

Además, debes prestar atención a la duración del esmalte. La mayoría de los esmaltes semipermanentes duran entre 7 y 14 días. Si el esmalte que estás comprando asegura una duración mayor, es probable que sea un producto de mala calidad.

Por último, es importante que el esmalte sea libre de productos químicos nocivos como el tolueno, formaldehído y dibutilftalato. Estos productos pueden afectar la salud de tus uñas. Así que asegúrate de que el esmalte que estés comprando no contenga estos productos.

Deja un comentario